Pablo Singerman ofreció sus previsiones del escenario de la industria turística argentina en 2015 para el periódico semanal ReportEnLinea.

  • Pablo Singerman ofreció sus previsiones del escenario de la industria turística argentina en 2015 para el periódico semanal ReportEnLinea.

     

    Lo que piensa el sector

     

    Este será un año complejo en el que sucederán muchas cosas, pero en el que nada cambiará radicalmente. Así opinaron algunos referentes del sector consultados por Rèport. Coincidieron en que la estabilidad será el paradigma, lo que significaría la continuidad de todo lo positivo y lo negativo que se vivió en 2014.

    Sin dudas, 2015 será sumamente complejo. No solo será un año signado por los comicios presidenciales, provinciales y municipales que se desarrollarán a lo largo de los 12 meses, sino que, además, marcará el fin de la era Kirchner en el Gobierno, aunque gane un candidato de su propio riñón. Todo esto, además, se enmarca en un complejo cuadro internacional, en el que algunos países comienzan a salir a flote de sus profundas crisis, mientras que otros empiezan a sumergirse. En este contexto, ¿es posible hacer previsiones sobre qué le deparará 2015 a la industria turística argentina?
    La respuesta es sí y, de hecho, Rèport consultó a distintos referentes de la actividad, quienes coincidieron en que la agenda del año estará signada por un stand by en materia económica y social, que contente a todos por igual, que favorezca la mencionada transición y, desde luego, que incentive el consumo mediante la disminución de la incertidumbre.
    En ese sentido, el economista Pablo Singerman, asesor de la Faevyt, aseguró: “La incertidumbre suele traer retracción en los empresarios, en lo que significa inversión, y, por otro lado, en el consumo. Para el sector turístico veo que esto no va a ocurrir. El turismo receptivo va a continuar igual o mejor, es decir en alza. De ese modo, los ingresos económicos generados por los turistas internacionales en la Argentina van a seguir creciendo. A su vez, con respecto al turismo interno, se va a mantener el ritmo alcanzado y no va a decaer, a pesar de la incertidumbre que pudiera generar el año de elecciones. En tanto, con respecto al emisivo, creo que el dólar oficial no va a tener grandes cambios. Sí va a tener pequeños aumentos llamados en economía crawling peg. Es decir, estas mini devaluaciones imperceptibles no van a modificar el ritmo del turismo emisivo. O sea, auguro que en 2015 va a ser un buen año para el turismo emisivo”.
    Este escenario, parece ser exactamente el mismo que percibe el empresariado. Por ejemplo, Juan Maiztegui, gerente de Producto de Principios Tour Operator, quien señaló: “Creo que en un año electoral, el Gobierno va a tratar de mantener el país estable. Con lo cual, si se llegar a dar así, se seguirá trabajando normalmente, como hasta el momento. Creo que la dirección actual del Banco Central tiene las cosas un poco más claras y funciona de manera más eficiente, porque bajó un poco esas expectativas negativas que había para fin de año. De hecho, lo que se está vendiendo actualmente, que no son los niveles históricos de Brasil, es mucho más que lo previsible. Las cosas venían más lentas, y en los últimos dos meses empezó a reactivarse. Por eso, me parece que la estabilidad económica va a ser un factor preponderante, y creo que el Gobierno, en un año electoral, la va a defender a rajatabla”.
    Eduardo Salerno, titular de Chasma Tours, coincidió con esa visión, aunque adviritó que para lograr la estabilidad será preciso cuidar la rentabilidad del sector privado. “La estabilidad cambiaria y la estabilidad relativa en los precios van a ayudar a trabajar en un ambiente más distendido, sin tanta incertidumbre. Pero para esto, tanto los formadores de precios como los gremios no deben excederse en sus pretensiones. Los primeros no tienen que excederse en las remarcaciones, como han hecho al final del año pasado y, de hecho, inclusive hay algunos que han tenido que dar un paso atrás. Y los gremios tienen que tener cuidado con lo que piden, porque eso va a incidir directamente en los costos fijos de las empresas, y más en una empresa de turismo, que somos intermediarios y no hemos tenido forma de aumentar nuestra rentabilidad. Hay que tener cuidado con esto, porque puede provocar un nuevo achicamiento de nuestras estructuras, lamentablemente, en cuanto a los recursos humanos”, sostuvo.
    Desde el oficialismo, la diputada Ana Ianni, secretaria de la Comisión de Turismo de la Cámara Baja, avaló este concepto de la estabilidad y remarcó que el Gobierno buscará profundizar varios de los líneamientos de su gestión. “La tendencia para 2015 será la continuidad del crecimiento en el turismo interno, debido a las políticas de Gobierno que llevaron a los destinos nacionales a batir récords en ingreso de turistas durante 2014 y en lo que va de la presente temporada de verano, y la recuperación de los mercados extranjeros tradicionales que ya se evidencia en El Calafate y en otros destinos. Además, será un desafío avanzar en el trabajo conjunto con el sector privado para concretar en el ámbito legislativo la sanción de los proyectos de regulación de alojamientos temporarios y derechos autorales”, expresó la legisladora.

     

    La otra cara

     

    Pero lo cierto es que así como un stand by nacional puede beneficiar a la industria en numerosos aspectos, también implica la continuidad de varios problemas que aquejan a la industria y cuya solución el sector viene reclamando desde hace tiempo. En ese sentido, el presidente de la Faevyt, Fabricio Di Giambattista, aseguró que continuarán intentando que el Gobierno tome algunas medidas que favorezcan el desarrollo de la actividad. “Desde la federación, entendemos que tendremos un primer semestre del año de vital importancia, esperanzados en que puedan materializase algunas medidas o escenarios económicos que mejoren al sector, en favor de las empresas argentinas, para cumplir los objetivos propuestos y sostener el empleo; y poder lograr finalmente el tratamiento de la Ley de Agentes de Viajes en el Congreso. Ya en el segundo semestre, la escena será ocupada por un alto componente político eleccionario”, adelantó.
    Los mismo ocurre con el sector hotelero, que en 2014 hizo público su descontento con diversas políticas implementadas (o no implementadas) desde el Gobierno e incluso hicieron públicos varios documentos en los que advertían sobre la pérdida de competitividad del sector, debido a la fuerte presión tributaria que sufren. Por eso, ante un escenario de statu quo, afirman que su año estará marcado por los mismos desafíos que el año pasado.
    Roberto Brunello, presidente de la Fehgra, explicó: “El año estará marcado por una caída de la rentabilidad. En nuestra actividad la variación de costos no se puede trasladar al precio o tarifa en igual proporción. Los establecimientos hoteleros y gastronómicos tienen muchos gastos fijos y gran cantidad de empleados. A la vez deben realizar constantes inversiones en mantenimiento, reposición o equipamiento. Caso contrario se resiente la calidad de servicio y, en definitiva, el destino. Y también estará signado por una alta presión tributaria, ya que una de las principales causas de la caída en la rentabilidad general del sector es el aumento de impuestos, tasas y contribuciones, emanadas de gobiernos locales. A su vez el sector solicita una reforma impositiva, con el fin de darle a la actividad turística un marco de competitividad y sustentabilidad”.
    En plena coincidencia, Carlos Montaldo, titular de la AHT, aseveró: “Para nosotros, el crecimiento de los costos fijos y la resolución de las próximas paritarias dentro del convenio de los hoteleros van a marcar la cuestión de la competitividad. Y otra de las cuestiones históricas (y que venimos trabajando desde hace rato) es el tema de los derechos de autor. Es fundamental que se resuelva este reclamo. En definitiva, todas estas cuestiones para nuestra agenda son los temas centrales. Nosotros partimos de un escenario de que 2015, más allá de las elecciones, las estrategias son conocidas. Es decir no van a ser muy diferentes a las de 2014. No creo que haya ni devaluación ni ningún tipo de cambio brusco en el rumbo de la economía. Por eso, la preocupación en ese escenario es la competitividad”.
    Finalmente, el presidente del CFT, el mendocino Javier Espina, analizó el tema como una cuestión mucho más profunda que un conjunto de situaciones coyunturales y sostuvo que toda la discusión puede enmarcarse dentro de un debate más trascendente: el de la continuidad o no del modelo turístico impulsado por la gesión de Enrique Meyer. “Yo creo que el tema más importante va a ser la discusión política respecto del futuro del turismo. Es un año político, de debate, y van a estar quienes creen que hay que reafirmar y profundizar lo que se ha hecho en turismo, como el tema de los fines de semana largos; y quienes no. El debate va a estar ahí: el trabajo de coordinación público-privada de los últimos años, versus el futuro; cómo se construye la agenda con un Gobierno nuevo y cuál va a ser la agenda del Gobierno que viene”, sentenció el funcionario.
    Y de hecho, algunas voces del sector privado ya aseguran que están preparándose para afrontar ese fenómeno, como Diego Gutiérrez, presidente de AOCA, quien anticipó: “Será positivo que en conjunto todos quienes lo integramos sepamos mantener el posicionamiento y los logros alcanzados -que son muchos y muy variados-, transmitiendo a las autoridades en cada destino, si ha habido renovación, con precisión y aportes profesionales y documentados, la necesidad de mantener lo ya implementado, profundizar lo necesario y abrirse con creatividad creciente a nuevos desafíos”.

     

    Fuente:  ReportEnLinea.

    VER NOTA: http://www.reportenlinea.com/index.php?option=com_content&view=article&id=25016%3Alo-que-piensa-el-sectorargentina-turistica-2015&catid=52%3Aasociaciones&Itemid=87

    CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

    Comments are closed.