Pensar el Turismo y su impacto positivo para el desarrollo económico argentino

  • Pensar el Turismo y su impacto positivo para el desarrollo económico argentino

    Pensar el Turismo y su impacto positivo para el desarrollo económico argentino

    Mucho se ha escrito sobre la forma de pensar la Economía y la Política Económica. Este debate está más vigente que nunca ante dos escuelas económicas bien diferentes (keynesianismo desarrollista y ortodoxia liberal) que toman fuerza ante una coyuntura económica que se enfrenta a nuevos cimbronazos.

    La corriente de pensamiento ortodoxa se ha impuesto a los ciudadanos desde hace unos 50 años como la única forma de ver y entender el mundo, y de construir y modificar la realidad. La desenfrenada fijación en las virtudes del funcionamiento del mercado y la extrema desconfianza hacia la intervención del Estado, no han podido dar respuesta satisfactoria a las desigualdades que enfrentan los países en vías de desarrollo, e incluso las clases menos privilegiadas dentro de los centros de decisión del mundo en países desarrollados (USA y Europa por ejemplo).

    La libertad de mercado se instaló presentando a la propia economía como el complejo estudio de sesgo cuantitativo de la realidad, circunscripto a espirales de complejidad que no podían ser comprendidas por los ciudadanos promedios (lo escrito en éste párrafo ya cuesta entender). Al hacer esto, se esquivaba la necesidad de dar respuesta a las justificaciones del por qué se excluían del centro de la escena las variables más ligadas a la noción de equidad, y con ella a las posibilidades de desarrollo para los condenados ciudadanos del mundo.

    Desde 2008 hemos observado a la economía mundial atravesar una prolongada crisis. Un primer golpe terminó de tomar forma a partir de los efectos derivados de la crisis subprime y la quiebra de Leman Brothers, plasmándose en la crisis financiera de ese año, afectando principalmente a la economía estadounidense y desde allí generando un fuerte impacto en la economía mundial.

    La fase de crisis actual se centra con mayor fuerza en los países de la zona euro, y, aunque estrechamente vinculada a la crisis financiera mundial desatada en el 2008, adquiere una dinámica propia, Grecia, Irlanda, Portugal, España y su desempleo cercano al 25%, Italia, Francia y su recesión técnica, etc. Pareciera sólo salir adelante Alemania…a costa de qué o quiénes? A su paso como vemos, destrucción del empleo, concentración del ingreso y pobreza.

    Con la crisis impactando en el corazón de los llamados países desarrollados, y con una década de mejora de los indicadores macroeconómicos en los países emergentes (Ejemplo Sudamérica entre los que destaca la Argentina), comienza a darse  oportunidades a las nuevas voces como a la posibilidad de nuevas intervenciones para cambiar la realidad en la que nos encontramos inmersos.

    En este contexto, la política de planificación y fomento del turismo, se presenta como representativa de las potencialidades de desarrollo que el cambio de paradigma ha venido permitiendo. Es importante destacar que la política turística ha venido siendo implementada en países europeos como un instrumento destacado en términos de reactivación económica regional, como es el caso de numerosos municipios de España, Francia, Italia, frente a la actual crisis internacional.

    La Organización Mundial del Turismo (OMT) define la política turística como la acción que desarrolla el sector público desde el conjunto de administraciones e instituciones que lo componen, que afectan de manera relevante a la actividad pública. Suele completarse la misma estableciendo que se encuentran orientadas al mayor y mejor aprovechamiento de los recursos turísticos. Lo cierto es, que esta aproximación, no da cuenta de la profundidad y alcance de la política turística. Debemos darnos la tarea de incorporar las variables históricamente dejadas de lado desde la ortodoxia liberal, para lograr diseñar el tipo de instrumentos que nos acerquen al tipo de país que queremos.

    Planificar y definir políticas públicas de intervención en el desarrollo turístico argentino es típico de políticas keynesianas. Política de Estado decimos y apoyamos. Políticas de corto, mediano y largo plazo apoyadas y consensuadas por todos los actores que intervienen en nuestro Sector.

    El desarrollo de una política turística es muy complejo. En comparación con otras políticas sectoriales, se caracteriza por una gran diversidad de dimensiones y actividades. La extensa variedad de subsectores que dan forma al sector turístico (alojamiento, agencias de viajes, gastronomía, transporte, guías, comercio, etc.), complejizan la toma de decisiones globales, ya que cada subsector posee problemas diferentes y específicos. Pero las políticas de turismo poseen una particularidad, que cualitativamente las posiciona y destaca dentro del amplio espectro de políticas públicas que pueden llevar adelante los Gobiernos, en sus distintos niveles. Nos estamos refiriendo a su elevado potencial de impacto sobre el bienestar de los ciudadanos.

    Dicen que para muestra basta un botón. Observemos entonces un aspecto muy interesante de las inversiones en Turismo, en su contribución al desempeño de las economías que lo reciben, como confirman los datos publicados recientemente por la CEPAL (Comisión Económica Para America Latina, organismo de las Naciones Unidas) . Cuando observamos la contribución de los flujos de inversión extranjera directa en las actividades relacionadas con el turismo (transporte y servicios personales) se destaca la generación de una mayor cantidad de empleo en comparación con los sectores de servicios más modernos, como los financieros y las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC).

    En definitiva, planificar la actividad turística como Política de Estado como se hace desde hace 10 años, entendiendo que como actividad económica es generadora de desarrollo económico sostenible, empleo y por lo tanto generadora de bienestar económico para la población y en especial para las economías regionales usualmente castigadas cuando no tienen actividad industrial o agropecuaria.

    Fuente: El Mensajero Web  http://www.mensajeroweb.com.ar/index.php?x=nota/141507/1/pensar-el-turismo-y-su-impacto-positivo-para-el-desarrollo-economico-argentino-

    CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

    Comments are closed.