30 julio, 2019

Reporte semanal de coyuntura y perspectivas económicas
Se profundiza la grieta salarios vs inflación - En el centro de la tormenta financiera.
Versión PDF

Claves

  • Retornaron las fuentes de volatilidad sobre la economía. La última semana volvió a mostrar los rasgos más evidentes de vulnerabilidad financiera.

  • La incipiente salida de capitales, a tono con el ciclo electoral que comienza, derivó en tensiones directas sobre el tipo de cambio. El dólar recuperó el sendero alcista y creció 3,5% en una semana.

  • Esto derivó en un efecto contagio negativo sobre el resto de parámetros de salubridad financiera: en escasas rondas se verificó un aumento del 3,6% en el riesgo país, además de una baja general en los principales bonos y acciones de empresas argentinas.

  • Paradójicamente, los número macroeconómicos del sector externo en esta semana, fueron bastante promisorios. El resultado positivo de cuenta corriente fue el mayor desde el año 2012 y se mitigó la fuga de capitales de inversores minoristas.

  • En materia comercial, en junio se verificó un nuevo superávit superior a los U$S 1.000 millones. Si bien se explica más por el desplome de las importaciones (-23,5%) que por una catarata de exportaciones (+1,9%), no es menos cierto que los precios internacionales no vienen ayudando.

  • Respecto a la actividad interna, los números de las últimas semanas son erráticos. El rebote en la actividad general, se explica mayormente por un desempeño superlativo del sector primario (+49,5%), y la estabilidad financiera de mayo, comparado con período muy malo en 2018.

  • Desglosando, se encuentran aún caídas significativas en el comercio interno (-11,4%) y en la actividad manufacturera (-6,5%).

  • El mal desempeño de estos dos sectores, hecha leña al fuego de la aguda situación laboral. Al mes de mayo, se registra una retracción promedio del 1,8%, equivalente a 217.000 puestos de trabajo formales.

  • Otro indicador que se conoció fue el referido a la canasta básica, el cual arrojó un aumento del 58,9% en términos anuales, lo que hace difícil pensar que los números de pobreza podrían mejorar en este 2019.

  • Se espera para las próximas semanas un recrudecimiento de las tensiones en el frente financiero. La cercanía con las elecciones primarias, potencia la aversión al riesgo de los grandes fondos de inversión sobre los activos locales.

Se profundiza la peor de las grietas: salarios vs inflación

Luego de cuatro años de gestión de la Alianza Cambiemos, la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores registrados resulta irreversible en el corto plazo. El incremento acumulado del 161% entre noviembre de 2015 y mayo de 2019 del índice de salarios de los trabajadores registrados que mide el INDEC, tanto del sector público como privado, quedó muy por debajo de la inflación acumulada del 221% en el mismo periodo, tomando como referencia el IPC-CABA1. La divergencia en la evolución de ambos indicadores arroja una pérdida de poder adquisitivo del 18,7% para los trabajadores registrados en el total del periodo, un dato devastador que sirve para entender el derrumbe que hubo en el consumo interno durante el último tiempo.

Evolución acumulada del Índice salarial del sector registrado vs IPC-CABA

Base nov-15=100

1 Se toma de referencia el IPC-CABA por la disponibilidad de datos durante todo el periodo de análisis, a diferencia del IPC INDEC que fue discontinuado durante el año 2016 por ajustes metodológicos.

 

Fuente: Elaboración propia en base a INDEC y DGEyC

La situación es aún más alarmante en el sector informal, considerando que estos trabajadores tienen ingresos más bajos que los trabajadores registrados. Según datos de INDEC, la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores informales entre octubre de 2016 (dato más antiguo disponible) y mayo de 2019 fue de 16,6%, mientras que la pérdida de los trabajadores registrados para el mismo periodo fue de 12,2%, dando cuenta de la peor situación que afronta el sector informal.

Un ejercicio interesante que surge a raíz de esto es ver cuánto debería aumentar el índice de salarios para que a fin de año los trabajadores vuelvan a tener el mismo poder de compra que en noviembre de 2015. Suponiendo una inflación interanual del 40% a diciembre de 2019, como la esperada por las consultoras privadas según el Relevamiento de Expectativas del Mercado del BCRA, el índice de salarios del sector registrado debería aumentar un 44% entre junio y diciembre, para alcanzar así en el último mes del año un incremento interanual del 69% que permita recomponer el poder adquisitivo perdido en los 4 años de gobierno de Cambiemos.

Proyección del poder adquisitivo de los trabajadores registrados

Fuente: Elaboración propia en base a INDEC y DGEyC

Nota: bajo supuesto de variación interanual del IPC-CABA del 40% en diciembre de 2019

Con un cierre de paritarias hasta la fecha de entre 28% y 35% en promedio para 2019 de los principales sindicatos del país, el escenario de recomposición total del poder adquisitivo de los trabajadores registrados resulta inalcanzable. Tomando los mismos supuestos respecto a la evolución del IPC que en el ejercicio anterior (40% i.a), si el índice salarial del sector registrado cerrara el año con un incremento interanual del 35% (escenario moderado), la pérdida de poder de compra acumulada entre noviembre de 2015 y diciembre de 2019 de los trabajadores registrados sería del 19,9%, es decir que los mismos tendrían al final del mandato presidencial una quinta parte menos de su poder adquisitivo que 4 años atrás. Como se vio anteriormente, la situación sería aún peor para los trabajadores no registrados.