26 agosto, 2019

Reporte semanal de coyuntura y perspectivas económicas
Se despejo la gran incognita electoral. El magro resultado de la Primaria Nacional para el oficialismo ya registra consecuencias economicas directas.
Versión PDF

Claves

 

  • Se despejó la gran incógnita electoral. El magro resultado de la Primaria Nacional para el oficialismo ya registra consecuencias económicas directas.

  • Incorporando los resultados de esta primera gran contienda política nacional,  se modifican las previsiones macroeconómicas para lo que resta del año en curso.

  • En materia inflacionaria, es evidente que el aumento del tipo de cambio se trasladará en parte a los precios internos. El nuevo piso para la inflación 2019 ya es la consolidada el año pasado.

  • En términos de distribución del ingreso, se puede esperar cierta laxitud para los próximos meses. Una política de gasto y salarial más flexible, puede dinamizar salarios reales para recuperar parcialmente lo perdido desde 2018.

  • En cuanto a la tasa de interés, seguimos viendo rigideces nominales para quebrar a la baja los niveles actuales superiores al 60%. A corto plazo, el Banco Central va a sobrerreaccionar su política monetaria, para efectuar un torniquete sobre la alta volatilidad de los próximos días.

  • Su impacto sobre el crecimiento económico es notorio. A pesar de cierta inelasticidad de la economía argentina al canal crediticio, los niveles de tasa de interés ponen a riesgo diversas cadenas de pago y ofician de costo extra para muchos eslabones de la producción.

  • Seguiremos en los próximos meses, transitando una economía dual. Coexisten un sector financiero con resultados superlativos por su alta posición en dólares, con otros segmentos de actividad económica real que aún verifican un proceso de destrucción de valor.

  • El desafío para lo que resta de 2019 es estabilizar la economía en términos nominales, para lograr fehacientemente un repunte en la actividad en el año próximo. Crecer es condición necesaria para darle sustentabilidad a la aguda situación en materia externa.

  • La posibilidad de volver a los mercados es perentoria. El reemplazo de la deuda del FMI por toma de deuda estructurada sería la salida virtuosa de la problemática de la deuda. Caer en esquemas de renegociación sería un escenario patológico, no exento de costos en materia de crecimiento y mayores exigencias de recortes fiscales.

 

Nuevamente estalló la economía (y van…)

 

La realidad política se llevó puesto el programa oficial de estabilidad macroeconómica. El objetivo de evitar desbarajustes severos en lo que resta de año se dio de bruces contra la realidad de las urnas. El resultado nacional fue muy negativo para el Gobierno, que ahora cuenta con muy escasas posibilidades de reelegir a nivel Nacional y en la Provincia de Buenos Aires.

 

La respuesta de los mercados fue la esperable. El día después de la catástrofe electoral, sobrevino un tsunami financiero. El movimiento tectónico se tradujo en una suba del tipo de cambio de más de 16%, desplome del Merval del 38%, caída en los ADR que cotizan en el NYSE de hasta un 67% y una virtual duplicación del riesgo país.

 

Riesgo país. Comparativa regional (en cantidad de puntos básicos)

 

  Fuente: Elaboración propia en base a JP-Morgan

Claro que estos niveles de deterioro de los activos argentinos es muy preocupante a mediano plazo. Nuestro país tiene que recuperar el acceso a los mercados en 2020, para darle sustentabilidad a su posición financiera. Un contexto financiero tan delicado, reduce la probabilidad de captar deuda a tasas razonables. Sin dudas todos los esfuerzos en materia macroeconómica de la próxima administración, deberán orientarse a resolver los problemas derivados del déficit crónico en las cuentas externas.

Riesgo país. Comparativa regional (en cantidad de puntos básicos)


Fuente: Elaboración propia en base a Bloomberg

Otro de los riesgos evidentes de un sell off como el que se evidenció el lunes 12 es la significativa descapitalización de las empresas argentinas. El derrumbe en las acciones resta competitividad a las corporaciones locales, y expone sus estructuras corporativas a compras de oportunidad por parte de capitales extranjeros. Por otro lado, grandes fondos de inversión y ahorristas minoristas con exposición al riesgo argentino pierden credibilidad sobre nuestra economía y dejan de invertir en papeles locales. Acciones y bonos con precios bajos encarecen el costo de financiamiento nacional, de las provincias y de las empresas. En el plano patrimonial, el empeoramiento de la posición financiera atenta contra las posibilidades de distribución de dividendos, tanto como desincentiva el desarrollo de programas de inversión.

Tipo de cambio en Argentina (en $/U$S, segmento mayorista)


Fuente: Elaboración propia en base a BCRA

El incremento cambiario tendrá indudable incidencia sobre la inflación. En el último mes y medio, el salto cambiario ya acumula un 32,7% de aumento, consolidando ya una brecha de más de 10 puntos respecto de la evolución de los precios internos, para lo que va de 2019.

Una de las preguntas que sobreviene tiene que ver con el grado y la velocidad del traspaso a precios de este salto cambiario. En las últimas devaluaciones, el traslado a precios en los meses posteriores, gravitó entre el 70% y el 100%. Esto da cuenta de un pass through elevado en períodos de tiempo reducidos. El único contraejemplo fue el de salida de la convertibilidad, donde la recesión pronunciada ofició de ancla a incrementos más considerables durante 2002.

Devaluación y traslado a precios en el semestre subsiguiente (en % de variación)

Fuente: Elaboración propia en base a BCRA, INDEC e IPC- 7 Provincias